Redacción RK

Los Atlanta Hawks aprovecharon la localía y dominaron 110-88 a unos Milwaukee Bucks en el juego 4 de las Finales del Este de la NBA, que a raíz de la lesión de Giannis Antetokounmpo en el tercer cuarto, no se volvieron a mostrar en el partido.

El primer cuarto se podría describir como errático y espectacular; errático porque los equipos fallaron canastas más o menos fáciles, y espectacular porque sobre el final únicamente hubo anotaciones de tres puntos. Los Hawks finalizaron el cuarto con ventaja de 25 a 22.

Atlanta aprovechó el ímpetu y se fue arriba por 11 puntos, distancia que los Bucks no pudieron recortar, aunque tampoco permitieron la escapada de sus oponentes. La diferencia se mantuvo en ese promedio, hasta que finalmente, el marcador llegó 51-38 al descanso para los locales.No obstante, el tercer cuarto terminó por hundir a los Bucks, que con tristeza vieron como su mejor jugador salió del partido. Giannis Antetokounmpo tuvo que retirarse con una lesión en la pierna, y tras su salida, el equipo perdió el rumbo y fueron aplastados en el marcador.

Sin duda, la lesión de su estrella desconcertó a unos Bucks que perdían 62-87 al final del tercer cuarto. El último tramo del encuentro bajó las revoluciones, aunque los Hawks continuaron divirtiéndose con jugadas cómo esta.El resto fue mero trámite para un equipo de Atlanta que aprovechó la baja de Antetokounmpo, sacó la victoria y se llevó un triunfo muy importante para igualar la serie.

El reporte final de la lesión de Giannis fue una híper extensión de rodilla, de la cual aún no se sabe cuánto tiempo lo tendrá fuera de las duelas.

La cita para el juego 5 es el próximo jueves a las 19:30 horas, de nueva cuenta en el Fiserv Fórum, donde la mayor interrogante será el estado de la rodilla de la gran estrella de Milwaukee.