Redacción

Fotografía: Forbes México

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, confirmó este lunes la celebración de la etapa brasileña de la Fórmula Uno en el autódromo de Interlagos el próximo noviembre, con la presencia de público pese a la pandemia del coronavirus.

El Gran Premio de Brasil está previsto inicialmente para los días 6 y 7 de noviembre, aunque Doria expresó su intención de solicitar a los organizadores la posibilidad de que sea atrasado una semana.

«Nuestra propuesta fue cambiar las fechas con México (que tiene la fecha del 31 de octubre) y haríamos la carrera en un festivo prolongado. Eso representa una ocupación hotelera mucho mayor», explicó el gobernador en una rueda de prensa.

La etapa brasileña de la Fórmula Uno fue suspendida el pasado año debido a la escalada de la pandemia en Brasil, uno de los países más afectados del mundo, con 569,058 víctimas y 20,364,099 contagios desde el inicio de la crisis sanitaria.