Redacción RK

La Selección Mexicana de Gerardo Martino recobró la memoria, volvió a ser ese equipo que iba al frente con confianza y que tenía gol, la razón es muy sencilla, otra vez cuenta con un delantero como era en la era de Raúl Jiménez y que sin él parecía que el Tri no tenía rumbo, pero ahora con Rogelio Funes Mori, el Tata puede volver a dormir tranquilo porque su Tri goleó 4-0 previo a Copa Oro.

México volvió a ser dinámico, Chucky Lozao y Tecatito Corona volvieron locos a los nigerianos y apenas empezaba a moverse el balón cuando ya tenían el primer gol en contra por obra de Héctor Herrera.

El inicio del Tri fue alentador un minuto en el reloj y ya estaban ganando y luego Rogelio Funes Mori se quitó la presión rápido que tenía por el debut y marcó el segundo a los tres minutos de comenzado el partido.

Cuando Chucky y Tecatito tienen un killer al lado y se nota, en el pasado quedan aquellos juegos de penumbra cuando el Tata Martino tenía que colocar a Lozano como centro delantero ante la nula capacidad de Henry Martín por hacerse con el puesto.

La fiesta azteca empezó muy temprano, pero ya sin presiones la Selección se soltó dentro del terreno de juego y entonces se vio como este equipo con velocidad puede ser dinamita pura los rivales. En el segundo tiempo se completó la obra con el segundo de Héctor Herrera, quien también está siendo uno de los principales motores de la Selección y luego Jonathan dos Santos completó la obra en Los Ángeles, donde dicho sea de paso la afición se comportó y se olvidó del grito homofóbico.

Así como el Tri recobró la memoria, el Tata Martino volvió a sonreír en un terreno de juego, volverá a dormir tranquilo porque su equipo ya tiene un nueve, ya no tendrá que improvisar y eso era lo que le hacía falta de cara al inicio de la Copa Oro para defender el título obtenido en 2019.