Ciudad de México – La aparición de fotografías y mensajes de WhatsApp del futbolista del Sao Paulo, Daniel Correa Freitas, quien fue hallado muerto la semana pasada, corroborarían la versión de su presunto asesino.

Correa envío a un amigo fotografías en las que está acostado en la misma cama de la esposa del empresario Edson Brittes Junior, presunto autor del asesinato.

La Policía detuvo hace tres días a Brittes Junior, a la esposa y a su hija de 18 años, la protagonista de la fiesta de cumpleaños a la que fue invitado el futbolista. Y precisamente de eso versan algunos de los mensajes que envió Correa a un amigo.

De acuerdo con las investigaciones, el futbolista, de 24 años, «habría sido sorprendido en la cama» con la mujer de Brittes, principal sospechoso, motivo por el cual «recibió una paliza», para posteriormente ser trasladado en el maletero de un coche a un local cercano donde fue cometido el crimen.
La defensa de Brittes alegó que el futbolista habría intentado violar a su esposa, algo que la Policía aún no confirma, por lo que perdió el control y agredió al futbolista hasta matarlo.
Acompañado de fotos en las que se le ve junto a la esposa de Brittes, que está dormida, el futbolista escribe cosas como «me voy a comer a la madre de la cumpleañera», «puedo dormir aquí, tiene varias mujeres por la casa» y similares.
El interlocutor de Correa le advierte en los mensajes de las posibles consecuencias: «No hay nada que hacer, te van a echar de la casa. Te van a hacer mierda, el tipo te va a machacar a golpes».