Agentes de migración de Reino Unido impidieron a una familia de Guadalajara que llegaran a Londres.

Ahora, los mexicanos acusa al Gobierno de ese país de discriminación. La familia tenía la intención de viajar a Europa para que su hija participara en un festival de coros religiosos.

La madre de familia, Diana Briseño, relató que ella, su esposo, su hija y un cuñado emprendieron el viaje debido a que su hija Andrea, de 12 años, forma parte de un coro religioso en Guadalajara, seleccionado para participar en un festival en Barcelona, España. Antes, con el fin de conocer otras ciudades del llamado viejo continente, fueron a Londres.

En el aeropuerto londinense unos agentes migratorios les preguntaron si eran mexicanos y luego los separaron de los demás y los llevaron a un cuarto. Ahí fueron interrogados durante más de una hora acerca de cuánto dinero traían y a dónde se dirigían.

Según Briseño, los funcionarios reaccionaron sardónicamente a lo que declararon.

“Desde que llegamos nos dieron un trato muy discriminatorio por ser mexicanos. Nos dicen que a qué nos dedicamos, les contesto que soy enfermera de profesión y me contestan que una enfermera no gana para viajar hasta allá, que un mexicano no gana para viajar hasta Londres”, declaró Briseño.

De acuerdo con la mexicana, los agentes los obligaron a mostrar el contenido de su equipaje.

“Al momento que terminan de revisar, cierran las maletas y el que la estaba revisando me avienta mi maleta y la de Andrea y me hace firmar una hoja. Le pregunté por qué lo hacía y no me contestó; solamente dijo que la firmara, pero pasó lo mismo con mi esposo”.

La actitud de los funcionarios llegó a preocupar a Briseño, dijo.

“Ellos tienen el pensamiento de que todos los mexicanos somos narcotraficantes y yo estaba muy asustada porque pensaba que a fuerza nos podrían encasquetar un paquete de droga, pero finalmente eso no sucedió”.

Retuvieron a los cuatro por nueve horas, sin que comieran ni bebieran nada, tampoco los dejaron ir al baño. Finalmente les explicaron que emitirían una alerta para que no pudieran entrar a la Unión Europea. La madre de familia no se explica la reacción de las autoridades londinenses.

“Qué lo haya originado, no lo sé. Simplemente sé que nosotros viajamos con la ilusión de conocer ahí. No pretendíamos quedarnos ni a vivir, ni trabajar, ni mucho menos, porque nuestro destino final era Barcelona. Pero yo siento que sí fue discriminación hacia nosotros por ser mexicanos”.

Los mexicanos interpusieron una queja en la embajada británica en México y acudieron a la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“Lo que pedimos es que nos reparen el daño de los viajes, porque sí fue bastante dinero el que perdimos por eso, y al menos una sanción para las personas que nos trataron así”.

Con información de EFE