El juez portugués castigó tres veces a Serena Williams en la pasada final del Abierto de Estados Unidos.

Carlos Ramos habló por vez primera sobre su polémico incidente con Serena Williams durante la final del US Open. “Me encuentro bien, dadas las circunstancias. Es una situación triste, pero el arbitraje a la carta no existe”, aseguró el portugués, que castigó tres veces a la ganadora de 23 Grand Slams.

El juez de silla, de 47 años, confirmó al diario Tribuna Expresso que había evitado salir a la calle el domingo en Nueva York para evitar “situaciones complicadas”. No había podido siquiera ofrecer su visión de lo sucedido, dado que la Federación Internacional (ITF) prohíbe a los jueces cualquier comentario sobre los partidos.

El martes, la ITF se limitó a emitir un comunicado donde describía a Ramos como uno de los árbitros más respetados.

La excampeona Billie Jean King, una de las fundadoras de la WTA hace cuatro décadas, señaló que, a su juicio, la actitud de Serena estuvo “fuera de tono”, aunque también echó en falta más mano izquierda por parte de Ramos y una mejor comunicación.