El River-Boca se jugaría el 8 o 9 de diciembre, fuera de Argentina

La Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) comunicó este martes que la final de la Copa Libertadores 2018 se jugará fuera de Argentina el 8 o 9 de diciembre, si es que el Tribunal de Disciplina de la entidad no le da la razón a Boca, que pidió a través de un documento y numerosas pruebas presentadas que River sea descalificado.

La final fue postergada dos veces: El sábado por el ataque que hinchas de River perpetraron contra el autobús que trasladaba a jugadores de Boca al Monumental. Y el domingo, cuando la Conmebol consideró que el equipo Xeneize no estaba en igualdad de condiciones para disputar el partido.

Los presidentes de Boca y River, Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio, respectivamente, se reunieron ayer con el titular de ese organismo, Alejandro Domínguez.

“El partido se jugará, sujeto a la decisión de la Comisión Disciplinaria de la Conmebol, el sábado 8 o domingo 9 de diciembre y fuera del territorio argentino”, reveló el paraguayo Domínguez.

En ese contexto, el fallo de la Unidad Disciplinaria de la Conmebol, que se conocerá posiblemente el jueves, ante el pedido formal presentado por Boca: que se suspenda en forma definitiva la revancha de la final ante River y la descalificación del club de Núñez, como así sanciones por las agresiones sufridas por sus jugadores.