El Real Madrid adelanta la vacaciones

Futbol Internacional Portada

Las vacaciones de verano han llegado al Real Madrid y no parece que nadie en el club se alarme. Zinedine Zidane confesó en la rueda de prensa tras la victoria por la mínima ante el Eibar que es difícil jugar cuando, en realidad, no hay nada en juego; pero no hacia falta que el técnico fuera tan honesto. Cualquiera que viera el partido –incluidos los 50.000 fieles que poblaron las gradas del Bernabéu en una tarde fría y lluviosa– entendió desde el principio que quizás los jugadores más felices de la plantilla fueron los que no estuvieron convocados por Zizou.

En el campo volvimos a ver a un equipo ramplón, sin energía ninguna, zarandeado en varias fases del encuentro por un Eibar que es todo corazón y al cual Mendilibar tiene perfectamente adiestrado para sacar petróleo de días como este. Encontrar a un Real Madrid a la baja, con un Bernabéu semivacío, y con unos jugadores que preferirían pedir el balón al pie que al espacio, fue un caramelo demasiado goloso para el Eibar, que durante la primera parte campó a sus anchas en el feudo madridista y se fue al descanso con un 0-1 en el marcador.

Nacho dijo tras el encuentro que Zidane les explicó tres o cuatro cosas al descanso. Debieron surtir efecto, porque el equipo creció en la segunda parte, los jugadores blancos metieron una marcha más y con esos gramos más de esfuerzo el Real Madrid le dio la vuelta al marcador con dos cabezazos de Karim Benzema –26 tantos en todas las competiciones– que, de haber estado inspirado, podría haber cerrado la noche con un repóker de goles. 

Fue significante ver como el equipo pareció jugar con más ahínco tras el segundo tanto de Benzema, pues todos querían ayudar al francés a firmar el hat-trickque durante todo el resto del partido. Y esta anécdota no hace más que validar las palabras del entrenador francés en la rueda de prensa tras el encuentro: es difícil jugar sin tensión, sin nada en disputa. Tanto que el simple hecho de poder ayudar a un compañero a firmar un hat-trick se acabó volviendo una inspiración para el grupo.

Por eso no debemos esperar sacar muchas conclusiones de lo que ocurra de aquí al final de temporada. El Barcelona venció al Atlético de Madrid y tiene la liga al alcance de la mano. El Real Madrid sigue a dos puntos de los colchoneros tras su derrota entre semana ante el Valencia, pero tiene asegurado el tercer puesto por los 13 puntos que le separan del Getafe. No queda mucho que rascar a una temporada que será recordada como una de las más pobres en la historia blanca. Además de ser una de las pocas en la que el equipo se fue de vacaciones de verano en abril.