El nuevo Infierno ardió y los Diablos cayeron ante los San Diego Padres en el inaugural

Beisbol Nacional Portada

Un verdadero infierno fue en lo que se convirtió la inauguración del nuevo palacio de los Diablos Rojos del México, quienes se quedaron con las ganas ante los prospectos de los San Diego Padres, que aniquilaron a los mexicanos 11-2. Fue hasta la tercera entrada cuando la afición escarlata presenció la primera carrera mexicana del nuevo Estadio Alfredo Harp Helú. Adonis García elevó de sacrificio y Armando Araiza anotó lleno de historia. Así, los de casa se pusieron en ventaja 1-0.

Sin embargo para la cuarta entrada los Padres armaron cuatro carreras. El infierno no se apagaba, pero la ventaja del rival traía consigo un mal augurio.

Para la sexta, de nueva cuenta los Padres sumaron cuatro entradas más con jonrón y el Diamante de Fuego era testigo de Michael Gettys, que se voló la barda y así el 8-1. Mientras los Diablos no solucionaban con el bat ni desde el montículo de arena.

La visita terminaba su acto en una fiesta que no quedó a deber por ambiente, el lleno del Alfredo Harp Helú. Ya en la séptima entrada, tres carreras más para los estadounidenses con un jonrón de Blake Hunt y el 11-1 para cederle el turno a los Pingos.

Para despedirse y cerca de la media noche, José Carlos Ureña produjo la segunda carrera de la noche para que Carlos Figueroa Vil anotara; fue en la novena entrada, la que terminó por darle la bienvenida al nuevo infierno de la Liga Mexicana de Beisbol.