Redacción RK

Saúl Álvarez no tuvo problemas para conseguir dos títulos de la división súper mediana, los de la AMB y el CMB, al vencer al inglés, Callum Smith, por decisión unámime en el Alamodome en San Antonio, Texas.

Mientras el boxeador mexicano dio una muy buena pinta, y sin notar que subió a las 168 libras, Smith dejó mucho que desear dentro del ring al estar lejos de lo que prometió al recibir muchos golpes del tapatío.

Esta fue la primera derrota para Smith, mientras que para Álvarez su victoria número 54, pugilista que debutó como agente libre en su primera pelea del 2020 y tras un año de ausencia.

La pelea comenzó con un Saúl atacando al inglés, que no aprovechó tener brazos más largos y recibió castigo.

En el cuarto episodio fue el que Álvarez tuvo mejor puño, controló sin problemas con jabs, izquierdazos y derechazos, un dominio que presagió un nocaut que no llegó.

Smith demostró su mejor cara en el quinto round donde trabajó mejor que el mexicano, sin embargo, no pudo causar demasiado daño ante un oponente frío, fuerte y que nunca dejó de ir adelante.

Para el séptimo se recuperó Canelo, y de ahí ya no perdió el control.

El décimo episodio fue providencial para Álvarez, golpeó a su antojo y dañó a Smith para acercarse a la victoria. Demasiado castigo que no fue recompensado con un nocaut.

Los dos últimos rounds no cambiaron la tónica, Álvarez golpeando y castigando, mientras que Smith solamente recibió y se comía el tiempo para completar los 12 episodios.