septiembre 25, 2020

RK Deportes

La Cima del Deporte

El dilema Tevez: ¿dónde debe jugar el Apache?

La derrota en la Supercopa Argentina caló tan hondo en Boca que Guillermo Barros Schelotto, por primera vez en lo que va del campeonato, hizo un cambio fuerte. Es cierto que en parte fue obligado, por la suspensión de Edwin Cardona, pero eso no significa que la movida del DT no haya sido la que más de uno estaba esperando. Afuera el colombiano, adentro Ramón Ábila de centrodelantero y Carlos Tevez, de enganche.

Por primera vez desde que arrancó el 2018, el Mellizo se animó a meter a Wanchope y a Carlitos juntos desde el inicio. Ambos tan solo habían compartido 15 minutos ante Temperley, en aquel primer encuentro en La Bombonera. Así, el entrenador regresó al 4-2-3-1, el esquema que había ensayado en el verano, para pegar un volantazo en la siempre difícil Tucumán. Un volantazo que salvó en el último minuto gracias al inesperado tanto del inesperado Walter Bou.

La insistencia del Apache por jugar algo más retrasado no hizo demasiada diferencia esta tarde en el José Fierro. No fue su peor partido, pero volvió a mostrarse como en Mendoza: demasiado intermitente. Dio dos pases gol, es cierto, pero casi no logró conectarse con el ’17’ salvo en la jugada en la que lo dejó mano a mano en el primer tiempo. Según Opta, tan solo se la entregó dos veces. De los 52 toques que hizo, 40 fueron en campo rival con un 82% de eficacia, representando, además, lo impreciso que estuvo todo el equipo.

El pedido -o la preferencia- de Tevez es lógico. Ya no está para meterse entre los centrales a pelear la pelota, pero desde atrás tampoco se transforma en un futbolista decisivo, aunque sí la tiene más. La agarró 72 veces (contra River fueron solamente 42), pero la perdió en 17 oportunidades y únicamente ganó el 42% de los duelos individuales.

Se viene el parate y, después, una final ante Talleres y el duelo ante Junior por la segunda fecha del grupo de la Libertadores. Guillermo tendrá que definir qué hara con Carlitos para entonces: él, todavía, tampoco lo ayuda a tomar la decisión.