El día que D’Alessandro eliminó a River

Futbol Internacional

La eliminación de River en la Copa Libertadores 2008 a manos de San Lorenzo quedará para siempre en la historia. No solo por la remontada del Ciclón que pasó del 0-2 al empate con 9 jugadores, sino porque los propios jugadores Millonario -como Oscar Ahumada- acusaron a los hinchas de “poco aliento” en los momentos más importantes del partido.

Pero sin dudas otra historia importante de esa noche del 8 de mayo fue el festejo de Andrés D’Alessandro que manejó los hilos de San Lorenzo para eliminar a River.

El Cabezón, que este miércoles se volverá a enfrentar a River, pero con la camiseta del Internacional de Porto Alegre, festejó aquella noche como un hincha más y se olvidó del equipo que lo vio nacer y dar sus primeros pasos en el fútbol argentino. Justamente por esta actitud los hinchas Millonarios “le hicieron la cruz” por un largo tiempo, hasta que finalmente en 2016 se produjo su vuelta a Núñez, para levantar dos títulos -la Recopa Sudamericana y la Copa Argentina- más que se sumaron a los tres campeonatos locales que ya había ganado en su primera etapa en el club.

En la conferencia de prensa previa al reencuentro con su primer amor, D’Alessandro aclaró que si le toca “hacerle un gol a River, no lo gritaría por respeto al club” y no gambeteó el recuerdo del 8M: “Muchos van a decirme que pasó lo contrario en aquel momento o aquel año: la relación con el club y con el presidente era muy diferente, era otra cosa en aquel momento. Hoy es totalmente diferente, mi relación con Rodolfo (D’Onofrio) es espectacular; mi relación con el club es la mejor después de haber vuelto en 2016, así que no hay comparación con las dos situaciones. Mi mensaje fue claro en aquel momento, lo jugué enojado, dolido por lo que había pasado, por no haberme abierto las puertas para volver”.

En la misma línea, marcó la diferencia entre aquel encuentro de hace once años y el que protagonizará ahora frente al Millonario. “Hoy lo tomo de otra manera, más distendido, como que obviamente puede ser uno de los últimos partidos que encuentre a River, últimos partidos de mi carrera, últimos años de mi carrera. Voy a tratar de disfrutarlo al máximo, pero con el nerviosismo que implica haber tenido una historia en el club y tener que enfrentarlo”.