EFE.- A pesar de que es el octavo Mundial Femenino de Futbol, las chicas antes de este torneo jugaban con ropa deportiva que no era para ellas. Parece impensable que en pleno siglo XXI un evento de esta magnitud y con las facilidades que hay, simplemente no haya pensando en la ropa adecuada y hecha especialmente para ellas. Pero así es.

Antes de Francia, las mujeres jugaban con versiones o extensiones de los llamados “kits para hombres”; para hacerlos efectivos ellas usaban algunas adecuaciones que les hacían casi de manera artesanal.

¡Gracias! Ropa adecuada para jugar al futbol

En marzo pasado durante un evento especial en París, Nike, que es el responsable de los vestir a 14 de los 24 equipos que compiten, presentó por primera vez desde 1995, los uniformes elaborados especialmente para mujeres. Ya no son derivaciones de los modelos usados por los hombres, ahora son diseños exclusivos y adaptados a la silueta femenina y sus necesidades en la cancha.

Dirigentes de la marca hablaron sobre cuestiones de género e hicieron un intento por dar la justa dimensión al tema. No es que sea una aporte histórico para la igualdad, pero es un logro de la visión de lo femenino en el campo, además que la ropa habla de identidad y es un motivo para sentirse cómodas y seguras en cada partido.

También es un símbolo de unidad dentro del campo y fuera es la manera de expresarse de una afición, pues de esta manera reconocen su vínculo, su apoyo, su conexión. Por lo tanto, es un símbolo de igualdad.

Así, el gigante deportivo está apostando a invertir más recursos al juego de mujeres. Su director creativo, Mark Parker dijo “este verano puede ser decisivo para el futbol femenino”, pues la marca ve este avance en los uniformes más allá de simple ropa, es la narrativa.

También lo ven como una consecuencia de lo que la propia marca ha venido generando en el terreno femenino; desde los atuendos con los que Serena Williams ha dejado atónitos a varios, hasta las iniciativas de apoyar a entrenadoras y la captación de chicas alrededor del mundo.

Para lograr ofrecer estos diseños, la marca trabajó durante tres años en el mapeo en cuarta dimensión de los cuerpos de atletas femeninas, se observó que además de tener un tipo diferente al estándar, su fuerza proviene de la parte inferior y ahí es donde el diseño cambia completamente.