La temporada 2018 marcó el regreso de Tiger Woods a los primeros planos y el californiano la cerrará con uno de sus torneos preferidos, el Hero World Challenge que se juega esta semana en el Albany Resort, Bahamas.

En este evento, que no es oficial para el PGA Tour y del cual Woods es el anfitrión, sólo participaran los 18 mejores del planeta. Esta vez, el estadunidense Gary Woodland (32) será el único presente que no se localiza en el top 30 del ranking mundial.

“Probablemente este año (2018) fue el más enriquecedor de mi carrera, en especial porque en algún momento pensé que no podría volver a competir. En los primeros meses mejoré torneo tras torneo y al final pude estar en la lucha por el título en dos majors (The Open y PGA Championship) antes de ganar (en el Tour Championship)”, dijo el 14 veces ganador de majors y actual número 13 del planeta.

Para la temporada 2019, Tiger espera jugar menos eventos durante el segundo semestre. “Jugar siete torneos en nueve semanas fue mucho. Para la Ryder Cup estaba muy agotado”.

Este jueves Woods saltará a la cancha junto a su compatriota Justin Thomas en el grupo estelar. De ganar el Hero World Challenge, será por sexta ocasión, y por primera vez desde 2011.