Dallas, Texas – De “raquítico” podría calificarse el ataque aéreo de los Dallas Cowboys, que es el antepenúltimo de la NFL en yardas producidas y en donde no existe un receptor estelar como en otras franquicias, en especial tras el retiro de Jason Witten y la baja de Dez Bryant.

Esto fue motivo de comentarios por parte del dueño de la franquicia, Jerry Jones, quien lamentó no tener a un jugador capaz de cambiar el juego desde esa posición.

“Hay receptores élite en la liga como DeAndre Hopkins o Julio Jones, esos que cambian un partido por sí solos y desgraciadamente no ha sido nuestro caso en muchos años, no hemos tenido a alguien de élite ahí”, declaró el dueño del equipo a una radiodifusora.

Si alguien podía responder a esta crítica de Jerry Jones es Dez Bryant, el último wide receiver relevante del Equipo de América, quien lo hizo en Twitter.

“Como receptor de los Dallas Cowboys tu mente tiene que estar bien porque jamás verás la cantidad de pases en tu dirección como lo tienen Antonio Brown, Odell Beckham o DeAndre Hopkins. Nunca estuvo en el esquema que yo hiciera las cosas, yo hice que las cosas pasaran durante mi carrera. Soy el ‘Sr. 73’ (número de TD con el equipo) y teníamos a Jason Witten como nuestro receptor número 1, así que Jerry está en lo correcto”, escribió.

Los Cowboys no tienen a un solo receptor con más de 200 yardas al cabo de cinco partidos en la temporada, mientras que en la NFL hay 75 jugadores que ya rebasaron esa marca.