Los Golden State Warriors y los Toronto Raptors están jugando las Finales 2019 para quedarse con el título de la NBA, pero quien trae una «fiesta aparte» es el rapero Drake, fanático número uno del quinteto canadiense y quien intenta -por todos los medios- ayudar a su equipo.

En el Juego 1, el músico portó un jersey de los Raptors con el apellido Curry y el número 30, que fue el que utilizó el padre de Stephen, Dell Curry, en su tiempo como basquetbolista. Eso no le cayó en gracia a la actual súperestrella de losWarriors, quien lo encaró.

Para el Juego 2 del domingo, Drake volvió a hacer gala de ingenio para la «guerra psicológica» que tiene contra Golden State.

Sentado en primera fila como cada vez que juegan los Raptors, el rapero canadiense lució una sudadera con la imagen de Macaulay Culkin y la palabra «Kevin»entre interrogaciones.

Culkin dio vida a Kevin McAllister en la película «Mi Pobre Angelito» y el nombre es el mismo que el de la otra megaestrella de los Warriors, Kevin Durant, quien no ha jugado en las Finales por lesión.

El problema es que a Drake ya no le funcionó el «amuleto» en el segundo juego porque los Guerreros ganaron en Toronto, empataron la serie a uno y ahora tendrán juegos consecutivos como locales en la búsqueda de su cuarto trofeo Larry O’Brien en los últimos cinco años.

Para colmo, al músico se le ha etiquetado como «maldito» cuando de apoyar equipos deportivos y atletas se trata, con el Arsenal, Manchester United y Conor McGregor entre sus «salados».