Tras los dichos de Rodrigo Arias, responsable del Departamento de Integridad de la FIFA, de que el futbol mexicano es investigado por un posible amaño de partidos para manipular apuestas deportivas, tanto la Femexfut como la Liga MX desmintieron cualquier posibilidad de que exista ese tipo de acuerdos en el balompié nacional.

La empresa suiza Sportradar detectó que entre los torneos Apertura 2017 y Clausura 2018 se apostaron un promedio de 12 millones de euros por partido y tres cuartas partes de esa cantidad provenían de sitios en línea, por lo que la FIFA exhortó a las federaciones a activar sus programas de detección de fraudes para evitar que el futbol pierda credibilidad.

El análisis arrojó que en la zona de Concacaf operan grupos de “arregladores de partidos”, personas que se acercan a los jugadores, entrenadores, árbitros y directivos con propuestas económicas para que participen en la manipulación de resultados.

En la Liga MX hay cuatro clubes cuyos propietarios están en el negocio de apuestas: América, Xolos, Atlas y Morelia.

No obstante, la FMF resaltó el hecho de que la FIFA realiza, en coordinación con la Liga MX, labores de prevención para evitar que se den ese tipo de situaciones que afecten al deporte y a sus asociados.