Ciudad de México – A los 10 años, Diego de la Torre quedó deslumbrado con el talento de Diego Armando Maradona en el Mundial Estados Unidos 94.

Los dos partidos que jugó el 10 de la Selección de Argentina, suspendido después por dar positivo en un control antidopaje, bastaron para convertirse en el primer ídolo del director técnico y todavía jugador de los Cafetaleros de Tapachula, quien 24 años más tarde será el primer entrenador rival de Maradona en el partido que marcará el debut de este último como timonel de Dorados.

“Era uno de mis grandes ídolos y todavía me tocó verlo, tengo mucho en mente esa parte de Diego Armando Maradona, ese Mundial de 1994. Dentro de la cancha siempre lo ha sido, siempre lo será”, relató De la Torre.

“Y no cabe la menor duda que es uno de los tres o dos mejores, la gente lo pone en primer lugar, yo siempre he sido seguidor de Lio Messi, pero también Maradona está entre mis grandes”.

De la Torre vivió con especial emoción el gol que Maradona le marcó a Grecia, para luego también sentirse frustrado cuando llegó la enfermera que “le cortó las piernas” al Diez.

Con apenas 17 días en el cargo y viviendo una experiencia por partida doble, al dirigir sin todavía colgar los botines, el futbolista originario de San Luis Potosí consideró que el

Ascenso MX se encuentra en el abandono, por lo que la llegada del Pelusa al banquillo del 

Gran Pez será un imán para atraer más miradas a nivel nacional e internacional.

“Ojalá que su llegada sume mucho para enfocar el Ascenso MX a todos lados y que crezca, creo que esto le viene bien para sea más vista y no esté tan en el abandono”, apuntó.

“Por lo que sé lo van a pasar en muchos países este partido y eso motiva también, tanto a mí como a los jugadores, tanto a los de Dorados como a los míos, así que esperemos dar un buen espectáculo”.

Pensado en el lunes 17 de septiembre, día en que se jugará el Dorados vs. Cafetaleros, De la Torre platicó que no sabe qué le dirá a Maradona cuando se encuentren en el saludo tradicional de los técnicos, ya que será la primera ocasión que tendrá a su ídolo de pequeño en persona.

“Estoy emocionado por todo lo que me ha pasado. Han sido tres semanas como técnico donde me han pasado muchas cosas importantes”, agregó. “Dentro de la cancha siempre ha sido un ídolo, un crack, y a disfrutar este partido que también será la primera vez que esté persona a persona con él, y eso me llena de orgullo”.

El resto de los combates tuvieron un pesaje sin mayor contratiempo, por lo que nada cambiará con lo esperado para este sábado 15 de septiembre, también en la T-Mobile Arena.