Redacción RK

La olla exprés de la Selección Mexicana ya bajó su presión, no le explotó en la estufa al Tata Martino y todo fue gracias a Rogelio Funes Mori, quien se echó el equipo al hombro para guiar al Tri a su primer triunfo de la Copa Oro ante una débil selección de Guatemala, haciendo un doblete y luego Orbelín Pineda marcó el tercero ára completar la obra.

Funes Mori tocó, se movió, anotó y mostró por momentos liderazgo para comandar el ataque de la Selección que al menos en este juego no extrañó en lo más mínimo a Hirving Lozano, quien causó baja por un fuerte choque en la cabeza con el portero de Trinidad y Tobago en el primer juego del torneo.

El primer gol de Rogelio fue una sacudida fuerte para México, una muestra de todo lo que liberó fue la manera en la que todos celebraron en el tiro de esquina con el naturalizado mexicano. La sonrisa también volvió a la banca y al rostro del Tata.

En el segundo tiempo ya sin presión, el Tri se adueñó por completó de la pelota, Talavera fue uno más de los 15 mil aficionados que se dieron cita en el Cotton Bowl y Funes Mori apareció de nueva cuenta luego de algunas oportunidades fallidas para el segundo de la noche. Ya sobre el final Orbelín Pineda solo puso la cereza al pastel de un juego en el que México puede volver a dormir tranquilo y que de paso le pondrá a pelear por el primer lugar de grupo el próximo domingo contra El Salvador.