Redacción RK

Con los Dallas Cowboys acosados por las lesiones de jugadores clave, incluido Dak Prescott, y habiendo perdido seis de siete partidos para quedar fuera de la contienda incluso en la NFC Este, lo que generó dudas sobre el esfuerzo del equipo, el primer año del entrenador Mike McCarthy ha sido un desastre.

“No estamos donde debemos estar. Claramente. Nuestro récord lo refleja”, aceptó McCarthy el viernes. “Podemos mejorar en una serie de cosas. No es un área, una persona. Todo el mundo tiene 3-9 en este momento por lo que todos debemos hacer un mejor trabajo”.

Este es el peor comienzo de 12 juegos que Mike McCarthy ha tenido. Tuvo marca de 4-8 en su primer año con los Green Bay Packers en 2006, y ese equipo ganó sus últimos cuatro juegos. Fue despedido en 2018 con una marca de 4-7-1. La 3-9 de los Cowboys es la peor que ha tenido la franquicia desde que tuvo 1-11 en 1989, el primer año de Jimmy Johnson.

“Definitivamente es un desafío. Todos estamos en esto para ganar. No se equivoquen. Nadie está feliz”, señaló McCarthy. “A nadie le gusta dónde estamos hoy. Pero creo que todo el mundo ve la oportunidad de seguir construyendo. Todavía tenemos una serie de oportunidades frente a nosotros. Definitivamente necesitamos mejorar.”.

“Este ha sido un tramo difícil. Y realmente el tramo ha sido difícil debido a la cantidad de desafíos que atraviesan todos en esta liga. Simplemente no lo estamos haciendo tan bien como nos gustaría con los múltiples desafíos que tenemos. Me alegro de estar en Dallas. Me encanta estar aquí. Esta es una fenomenal oportunidad. No es donde pretendíamos estar. No es donde nos vamos a quedar”.