Redacción RK

Sin tanta complejidad ni ímpetu, Cruz Azul culminó lo hecho en la Ida de los Cuartos de Final y culminó su pase a las Semifinales tras vencer a Tigres con un global de 3-1.

Todo lo hecho fue en el primer partido, pues esta noche salieron defensivos y temerosos al ataque, aún así, los felinos no aprovecharon las condiciones que los locales le presentaron hoy en el campo.

Si bien en el argumento no había confianza para creer que el 3-0 en el primer round les daba garantías, en el campo de juego se mostró todo lo contrario por parte de los cementeros. No salieron confiados, pero sí con el mensaje de resguardar el resultado, pues la proeza para la UANL implicaba el realizar tres anotaciones sin recibir, solo así pondrían en aprietos a la Máquina.

El juego comenzó con un andar titubeante, al final, la escuadra cementera jugaría con la desesperación felina sin arriesgar luego de la baja sensible de Orbelín Pineda por una lesión muscular durante los entrenamientos.

Jonathan Rodríguez otra vez como única punta, las oportunidades no fueron numerosas, pero tuvo un par que no pudo aprovechar para clavar la daga al rival. Por el otro lado, Jesús Dueñas fue el que más se atrevió, de nueva cuenta André-Pierre Gignac estuvo desaparecido en el campo. Así el tenor del primer tiempo, un aviso más de los celestes por parte de Roberto Alvarado que se fue por un costado del arco.

Para el complemento, Siboldi prefirió cerrar el cerrojo con la entrada de Joaquín Martínez para hacer una línea de cinco y Yoshimar Yotún en el medio campo en lugar de Elías Hernández.

En la recta final, los felinos recordaron aquellos torneos de su poderosa ofensiva comandada por Gignac, sin embargo, el tiempo no les fue suficiente y tampoco significaron un gran peligro para los de casa.

La polémica llegó tras una falta de Pablo Aguilar sobre el francés en los linderos del área, un penal se señaló, pero el VAR anuló la decisión de Marco Antonio Ortiz, quien tuvo que echar reversa. Para el 87′, Luis Quiñones puso el 1-0, pero no hubo más, solo ese gol que le dio el triunfo en la Vuelta, pero insuficiente para el global que definió su eliminación. Cruz Azul fue justo vencedor.