Redacción RK

La repercusión que tienen las palabras (o gestos) de Cristiano Ronaldo es más grande de lo que pensábamos, pues en una escala mundial puede provocar incluso pérdidas millonarias para una de las empresas más famosas internacionalmente. El pasado lunes en una rueda de prensa previa al partido de Portugal contra Hungría, el jugador apartó de su zona dos botellas de Coca-Cola como gesto de desapruebo hacia el refresco.

El astro luso se sentó ante los medios, observó las dos botellas de bebidas carbonatadas y las alejó de su sitio. De inmediato tomó una botella de agua y dijo a las cámaras: «Agua. Coca-Cola…», donde hizo referencia que lo que en realidad hay que hacer es beber agua.

Para mala fortuna de la empresa, ese gesto tuvo una enorme repercusión negativa para su marca, pues si se observa la evolución de las acciones y del precio de la compañía antes y después, el ‘momento Cristiano’ supuso unas pérdidas millonarias para Coca-Cola.

El mercado bursátil abrió a las 15 horas en Europa. En ese momento la acción de Coca-Cola se encontraba en cifras cercana a los 56.10 dólares. Apenas 30 minutos después, cuando salió Cristiano Ronaldo y Fernando Santos a la sala de prensa del Puskas Ferenc Stadium de Budapest, las acciones se desplomaron alcanzando un mínimo de 55.22 dólares por acción.

El simple gesto de apartar las botellas provocó una brutal caída del 1,6 por ciento para la compañía en el mercado bursátil, y en términos económicos Coca-cola pasó de valer 242 mil millones de dólares a 238 mil millones. Unas pérdidas totales de 4 mil millones de dólares.