La gloria del Rebaño norteño estuvo cerca a los 80 minutos cuando llegó un centro por derecha que fue recentrado por un jugador y el balón llegó a segundo poste para Ortiz, quien logró conectar pero, raudo, veloz y ágil, el arquero Carlos Rodríguez tapó el disparo y salvó la caída de los potosinos.