Redacción

Querétaro, Qro.- La octava edición del Festival Internacional de Danza Ibérica Contemporánea emprendió su viaje bienal hacia el éxito con las actividades denominadas “Danza para todos”.

La primera cita fue en Plaza Fundadores y la segunda en el Jardín Guerrero, en la que se pudo disfrutar de la actuación especial de Geena Pacareu, una especie de performance de baile contemporáneo que ha abierto con un fragmento de un discurso del expresidente de Uruguay José Mujica y en el que Geena ha conseguido una conexión total de su arte con el público asistente a través de una suerte de improvisación llena de frescura y dinamismo.

Posteriormente, es Juan Paredes el encargado de hacer bailar a todos los asistentes acompañado de la guitarra de David Caro y del cante del jerezano Manuel Tañé. Ambos abren con una soleá para dar paso al discurso introductorio e ilustrado de Juan Paredes sobre el flamenco y las distintas formas de bulerías de los pueblos más señeros del flamenco: Morón, Lebrija, Utrera y Jerez… para cerrar con una pataíta por bulerías a la que se han sumado todos los asistentes, incluyendo a Pablo Egea o Antonio Najarro.

La jornada se cierra con la actividad “Una mirada al flamenco” en el Museo Regional. En ésta, además de la inauguración de la Exposición fotográfica “Entre los cañaverales: del camerino al tabanco” de la fotógrafa Claudia Ruiz; la homenajeada Gladiola Orozco recibía agradecida su reconocimiento añadiendo que “La danza es salud y esperanza para el mundo”.

Siguió la Compañía Internacional Proart con una interesante y gráfica coreografía de Bárbara Alvarado interpretada por tres excelentes bailarines. Posteriormente es Pablo Egea quien representa su propia coreografía titulada “Con cariño desde Veracruz” con una notable búsqueda de analogías entre culturas.

Y cierra Noelia Rúa con la coreografía “Contigo no puedo… Sin tí no quiero”, con música de Beethoven, consiguiendo una perfecta simbiosis entre el clásico y el contemporáneo, dibujando las contradicciones con las que el ser humano se encuentra frecuentemente.

Una jornada que permite vislumbrar una organización exquisita, una programación de gran nivel y un desarrollo digno del mejor festival.