Club de Cuervos casi pasó de la ficción a la realidad. El equipo de la serie de Netflix fue considerado para quedarse con el puesto de Lobos BUAP en la Primera División, antes de que Juárez lo comprara.

Según información de ESPN, «la idea se consideró una bomba que estallaría en el mercado mexicano». Incluso hubo un tanteo con los dueños del Estadio Cuauhtémoc para ello y con la cervecería Corona, la cual patrocinó la parodia.

Sin embargo, una vez que esto llegó a los oídos de la Federación Mexicana de Futbol y los directivos, se opusieron de manera conjunta. ¿Las razones? Que Club de Cuervos expuso varios temas que pasan en el balompié nacional como el Pacto de Caballeros, la injerencia de los promotores, entre otros.

Además en la serie sacaban desplegados en los que ridiculizaban a la mayoría de los clubes del Máximo Circuito, algo que no cayó bien. Ahora esa teoría ya quedó enterrada después de que los Bravos adquirieran a los Licántropos para el torneo Apertura 2019 de la Liga MX.