Redacción
Foto: Especial F1

Llegar a Red Bull fue un sueño para Checo Pérez, pero ala vez ha sido un desafío. El piloto mexicano había asegurado que necesitaría cinco carreras para adaptarse al auto de su nueva escudería y lo cumplió, pues en la sexta carrera logró su primer triunfo. Sin embargo, en el cierre de la primera parte de la temporada perdió estabilidad.

En el Gran Premio de Austria finalizó sexto y fue sancionado en dos ocasiones. En Gran Bretaña quedó fuera de la zona de puntos y en Hungría abandonó después de la carambola provocada por Valtteri Bottas (aquí puedes revivir el accidente).

Ante esa situación, Checo explicó que la adaptación a Red Bull no ha sido sencilla, pues el auto no es tan fácil de domar, de modo que el mexicano considera que su llegada al equipo austriaco ha sido similar a cambiar de categoría.

“Es un mundo diferente, para ser sincero. Es como si hubiera cambiado de categoría. Es simplemente una categoría diferente. La forma de extraer el tiempo de vuelta en este coche, la forma de luchar cuando estás en aire sucio, en comparación con lo que estaba acostumbrado a hacer, y la forma de conducir las carreras, es muy diferente”, mencionó el mexicano.

La mejor versión de Checo viene después de agosto

La Fórmula 1 se encuentra en receso y se reactivará para el último fin de semana, por lo que el mexicano aprovecha el periodo para despejar la mente después del complicado cierre de la primera parte de la temporada, sin embargo, para la segunda parte del campeonato, y tras seis meses en la escudería, asegura que viene lo mejor de él.

“Se trata de hacer crecer ese conocimiento juntos, y se convertirá en algo muy natural. De momento no es natural todavía, pero llegará. Supongo que ya este año, en la segunda mitad de la temporada, estaré ahí y seremos bastante fuertes. Me haré más fuerte y nosotros, como equipo, nos haremos más fuertes”, estableció.

Checo necesitará nuevo motor

Helmut Marko, asesor de la escudería Red Bull, adelantó que el auto de Checo Pérez necesitará un nuevo motor después de los daños provocados por el accidente de Bottas, por lo que el equipo tendrá que pagar una sanción, por lo que volvió a descargarse contra Mercedes.

“Vino la gran catástrofe de Versappen, sin culpa nuestra, con el choque de Hamilton contra la rueda trasera de Max, que provocó un accidente espantoso y nos privó no solo de una victoria segura, porque Hamilton sabía que si no nos pasaba en la primera vuelta, no nos vería, sino también de daños por valor de más de 1,5 millones de euros.

“En el caso de Sergio, el segundo motor ha desaparecido, y necesitaremos también un cuarto, lo que significará otra penalización. Estos dos incidentes, provocados por los pilotos de Mercedes, han hecho desaparecer nuestra ventaja en el campeonato de pilotos y constructores”, mencionó.