octubre 26, 2020

RK Deportes

La Cima del Deporte

¡Cardiaco! Messi y Rojo reviven a Argentina y la meten a Octavos


Estadio Krestovski, San Petersburgo – Sufrió hasta el último minuto, pero la Argentina de Lionel Messi clasificó a Octavos de Final tras vencer 2-1 a Nigeria en el cierre de la actividad del Grupo D del Mundial de Rusia 2018.

Cuando parecía que los africanos mandarían a la Albiceleste a casa, un gol de Marcos Rojo en el minuto 85’ cambió todo, tras un buen centro de Gabriel Mercado.

Fue un final dramático pese a que la ilusión de los argentinos surgió al mimuto 14, cuando Lionel Messi apareció con un golazo tras recibir un pase largo de Ever Banega. El 10 controló con el muslo dentro del área y se enfiló para definir con la pierna derecha.

La resurrección se veía posible pero era insuficiente y por tanto requería otro gol ante unas Súper Águilas más aguerridas que vistosas.

Con ese panorama, la tribuna sufría cuando veía que Gonzalo Higuaín era incapaz de definir un mano a mano al 26’ o cuando Ángel Di María era derribado justo cuando quedaba mano a mano al 31′, pero la zaga cometía falta para salvar su marco.

En cambio, como una Águila en busca de su presa, Nigeria fue paciente para conseguir su gol, que llegó al minuto 48.

Javier Mascherano cometió penal sobre Balogun al jalarlo dentro del área, en un tiro de esquina. Los reclamos solo sirvieron para que el árbitro Cuneyt Cakir recurriera al VAR y confirmara la falta.

De forma sumamente trabquila, Victor Moses cobró y engañó a Franco Armani para marcar el 1-1 que silenciaba el estadio.

Al 75’ llegó una nueva polémica cuando el nigeriano Ighalo falló solo dentro del área. Otra vez, el árbitro recurrió al VAR para revisar una posible mano de un defensa pampero. Al final decidió que no había intención y el duelo siguió.

Los siguientes 10 minutos quedaron marcados por la posesión de balón de los argentinos y un Mascherano jugando con la cara cortada y la camiseta ensangrentada, pese a las prohibiciones de FIFA de jugar en esas condiciones.

No se veía un resquicio entre la zaga hasta que Gabriel Mercado apareció por la banda derecha, mandó el centro preciso y Rojo pintó Albiceleste el panorama de Octavos.