Cabrera Bello llega ilusionado a su cuarto Masters de Augusta

Golf Portada

El golfista grancanario Rafa Cabrero Bello llega al recorrido histórico de Augusta National, Georgia, donde se va a disputar esta semana el primer grande de la temporada, dispuesto a mejorar sus actuaciones anteriores.

“Ya había jugado mucho majors antes de conseguir clasificarme para jugar mi primer Masters en 2016. Lo hice bastante bien ese año y siempre he tenido un precioso recuerdo”, dijo a Efe Cabrera Bello, que se estrenó con un puesto 17 y acabó el año pasado en el 38.

En 2017, el golfista grancanario falló el corte. “Fue una pena fallar, porque estuve luchando hasta el final, pero no salió. Sin embargo, me quedé hasta el domingo y vi a Sergio ganar. Como amigo y como admirador fue muy especial verle ganar su primer major”, comentó a Efe el golfista grancanario acerca de la victoria de Sergio García.

En un recorrido donde la experiencia es un grado, Cabrera Bello sigue descifrando los secretos de Augusta National. “Es un campo lleno de trucos y cada vuelta aprendes algo nuevo. También me va bien, especialmente con una buena semana con el putt, con suficiente paciencia y la combinación adecuada de ser cuidadoso y la agresividad necesaria para salir victorioso al final de la semana”, dijo.

El español llega a la 83 edición del primer grande del año en compañía del castellonense Sergio García, ganador de la edición de 2017, el vizcaíno Jon Rahm y el guipuzcoano José María Olazabal, que disputa su trigésimo Masters y celebra las bodas de plata desde su primera victoria en Augusta National.

“Siempre que dicho que lo que me hizo soñar con ser profesional algún día fue ver a Chema ganar aquí en el 1994 y el 1999”, señaló Rafa Cabrera Bello.

Además del recorrido, el viento y la lluvia previstos de jueves a domingo prometen poner a prueba la resistencia y la paciencia de los 87 participantes, el número más bajo desde 1997.

“Si me das a elegir, prefiero un poquito de viento y sol y buena temperatura, pero como nadie me da a elegir, he tenido que aprender a jugar con lo que me toca”, señaló sonriente el golfista grancanario. EFE