Los boxeadores Marco “Dorado” Reyes y el argentino Miguel Ángel Suárez libraron la báscula y se declararon listos para estelarizar la función que se realizará en el gimnasio Rodrigo M. Quevedo.

Los pugilistas acudieron al Centro Deportivo Tricentenario de Chihuahua, para cumplir con el último requisito rumbo a la pelea por el título Internacional supermediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

El “Dorado” Reyes marcó peso de 74.000 kilogramos, mientras que el invicto sudamericano detuvo el fiel de la balanza en 72.900 kilos, listos para cumplir sus advertencias en una pelea que seguramente acabará antes del límite.

Por su parte, el medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Río, Misael “Chino” Rodríguez, marcó 72.500 kilos, listo para enfrentar al pampero Gerónimo “Sagaz” Barbadillo (71.000 kg), a seis asaltos en peso medio.

El también local Mario “Águila” Lozano, se declaró listo para intercambiar golpes con el capitalino Luis “Cotto” Vidales, en pleito a ocho rounds en superwelter y para el cual llegan con pesos de 70.300 y 69.500 kilos, de manera respectiva.