Auger-Aliassime: «Pude llegar a la final, pero los nervios me traicionaron»

Internacional Portada

La joven revelación del tenis canadiense, Félix Auger-Aliassime, de 18 años, reconoció tras su derrota en la semifinal del Abierto de Miami por 7-6 (3) y 7-6 (4) frente el estadounidense John Isner, defensor del título de campeón, que los nervios lo traicionaron en los momentos decisivos.

«Es una oportunidad que no puedes perder, sirviendo dos veces para el set», declaró Félix al concluir el partido. «Simplemente terrible».

Auger-Aliassime, 5-0 anteriormente contra los 20 mejores oponentes, fue el semifinalista masculino más joven en los 35 años de historia del torneo, dos meses menos que tenía el español Rafael Nadal, que en el 2005 llegó a la final, también con 18 años, y la perdió ante Roger Federer.

Pero necesitará un juego más estable en momentos cruciales para desarrollar su potencial como futuro campeón de Grand Slam, especialmente con su saque y las dobles faltas, siete al concluir el partido.

«Es como si hubiera contraído un virus o algo así», comentó Auger-Aliassime, que se enfrentó por primera vez a Isner. «No pude colocar un segundo servicio más. Eso es muy difícil de asimilar».

Auger-Aliassime, que entró al cuadro principal del torneo a través de la fase de clasificación, ganó siete partidos y venció al polaco Hubert Hurkacz, el verdugo del austríaco Dominic Thiem, campeón en Indian Wells, al séptimo favorito el georgiano Nikoloz Basilashvili y al croata Borna Coric, undécimo favorito, que le van a permitir subir al puesto número 33 de la clasificación mundial.

«Fue un muy buen torneo para Félix, eso es lo que tenemos que recordar. Y por supuesto, él aprenderá de este tipo de partido. Es otra experiencia. Pero felicidades a John (Isner) porque pudo remontar dos veces», comentó Frederic Fontang, uno de los entrenadores de Auger-Aliassime.

El adolescente canadiense será el primer jugador nacido en la década de 2000 en ingresar al Top 50 de los rankings ATP.

«La lección más importante fue permanecer en el presente y creer en ti mismo, porque siempre puedes profundizar y encontrar recursos dentro de ti. Así que creo que es una gran lección para no rendirse, mantener la calma y simplemente trabajar todos los días», reflexionó Auger-Aliassime sobre el torneo y la derrota ante Isner, en el primer duelo que mantenían como profesionales.

Auger-Aliassime no creía que la fatiga fuera un factor que le afectó en el partido, a pesar que ya llevaba seis encuentros disputados para llegar a la semifinal, su primera de un torneo de la serie Masters 1000.

«Estoy seguro que se trató de nervios y ya estoy ansioso por tener otra oportunidad», comentó Auger-Aliassime. «No sentí que fuese la falta de concentración. Fue algo como si los nervios me afectaran un poco, dado que no pude hacer lo que siempre desarrollo en cada partido, por lo que al final me moleste conmigo mismo ante lo que sucedió en la pista».

Auger-Aliassime recordó que hacerle dos «break» a Isner no era nada fácil, lo que demuestra que su resto también había sido bueno, otro de los factores positivos que tuvo su juego durante la disputa del partido.

«Sentí que mi resto fue bueno, pero al final del día la realidad es que Isner supo hacer mejor que yo las cosas y por eso me ganó y logró el pase a la final, mientras que yo tendré que aprender de como manejar la situación para que me favorezca», subrayó Auger-Aliassime, que quedó eliminado, pero fue la sensación sorpresa del Abierto de Miami.

El canadiense Felix Auger Aliassime devuelve la bola al estadounidense John Isner durante su encuentro de semifinales masculinas del Abierto de Miami este viernes, en Miami, Florida (EE.UU.). EFE