Ana Laura González, presente y futuro en el desarrollo del surf en México

Internacional Portada

Ana Laura González se prepara para ser próximamente un referente del surf en México. Un deporte que ha cobrado protagonismo luego de que se anunciara su incorporación al programa olímpico de Tokio 2020. Con apenas 20 años de edad, Ana Laura sabe que el camino a la próxima edición de los juegos olímpicos no está dentro de sus objetivos, pues en su horizonte se encuentra París 2024.

En entrevista, y a un día de comenzar su competencia en el Surf Opening en Acapulcopatrocinado por Azúcar de Caña, la atleta habló un poco sobre el desarrollo que está atendiendo el surf en nuestro país.

“Creo que el surf mexicano tiene un gran potencial porque tenemos las olas del pacífico, es privilegiado porque tenemos agua caliente en las mejores aguas del mundo. Pero hace falta una infraestructura de desarrollo de nuevos surfistas porque no hay entrenadores”, señaló.

Y es que pareciera que esta disciplina ha crecido junto a González, quien con tan sólo 10 años de edad, tomó sus primeras olas en compañía de su hermano y su padre, quienes la alentaron para hacerse todo un especialista sobre la tabla. Después de una década de aquel momento, Ana Laura es testigo de que el surf ha sido parte de los denominados deportes modernos para alimentar más la competencia olímpica.

“Cada vez se voltea a ver más, ya está dentro de los Olímpicos. Es un deporte que se ve por los problemas que vivimos con el tema ambiental. Te enseña a cuidar el medio ambiente porque dependes de la naturaleza para surfear”.

Debido al sistema de clasificación para Tokio 2020, el cual contempla únicamente dos plazas por continente, Ana Laura ahora se ha puesto la meta de buscar su ciclo olímpico para París 2024. Y es que los organizadores esperan elaborar un análisis tras la próxima competencia veraniega en el que se podría asignar un mayor número de competidores dentro del programa del surf.

Quizás se pueda pensar que para practicar surf se necesita una fuerte inversión y vivir cerca de la costa, sin embargo la misma atleta es muestra de que pese a las limitantes que existen en nuestro país, se puede comenzar a ganar terreno en la disciplina.

“México es un lugar de turismo para muchos surfistas por su calidad de olas y con ellos se puede aprender. No se necesita la costa para poder surfear. Yo no vivía en la playa e iba todas las vacaciones y ahí empecé”.

Este año, la deportista ha vuelto a las competencias tras su participación en un reality show. El 2019 fue campeona en un torneo local en Baja California y este fin de semana buscará posicionarse en el Surf Opening.