América tuvo todo para meterse a la Final de la Leagues Cup pero dos autogoles, uno de ellos en la última jugada del tiempo regular, los mandaron a penales, donde Tigres fue contundente para sumar una Final más en la era de Ricardo Ferretti.

El equipo del Piojo Herrera tuvo el pase en sus manos hasta el tiempo de compensación, cuando Bruno Valdez, intentó un rechace de cabeza que terminó en su propio arco para echar a perder todo el trabajo realizado por un equipo americanista que tuvo más corazón que futbol.

América sufrió en el juego por todas las ausencias que tenía el plantel, tanto en ataque como en defensa y eso obligó a Herrera a improvisar de nueva cuenta con Paul Aguilar como defensa central y el joven Antonio López de lateral izquierdo.

Esta situación no la supo aprovechar Tigres. Con esa ‘ventaja’ que les otorgó el Piojo solo pudieron hacer un gol y fue gracias a un error conjunto.

Jürgen Damm se quitó de encima muy fácil a López, metió el centro y el balón fue mal rechazado por Aguilar y así se abrió el marcador.

El panorama lucía muy complicado para los azulcremas, pero un penal de Carlos Salcedo sobre Roger Martínez dio al América el empate, y es que Andrés Ibargüen cobró de gran manera para vencer a Nahuel Guzmán y así hacer que el Piojo recapacitara y colocara a Carlos Vargas en la central, sacando del campo a López.

Para el segundo tiempo el América entendió que no tenía equipo para poder vencer a la nómina de Tigres y por eso jugó al contragolpe. Por poco les sale el plan cuando Ibargüen en una descolgada puso el segundo tanto de los azulcremas al 84′.

La victoria parecía consumarse para las Águilas, cuando en la última jugada Valdez rechazó mal la pelota y la metió en el arco de Oscar Jiménez.

Ya en los penales Tigres fue contundente a diferencia del América, que estaba mermado anímicamente, con Leonel López como el gran villano, mientras que por los felinos todos acertaron, con el último cobro por parte de Salcedo.