Las águilas batallaron pero aplicaron la pegada necesaria para lastimar a unos inofensivos zorros