Ambriz llama a los jugadores de León a olvidar el récord de triunfos seguidos

Futbol Mexicano Portada

Ignacio Ambriz, técnico del León mexicano, aclaró este martes que tiene mucho por trabajar con sus jugadores en el aspecto mental puesto que pretende que la liguilla la encaren con mejor nivel, olvidados de los números.

El León rompió el pasado viernes la marca de juegos ganados de manera consecutiva en la liga al llegar a 11, uno más que Cruz Azul en 1972, pero ese éxito preocupa a Ambriz, quien trata de convencer a sus jugadores de que no han conseguido nada aún.

«Mi labor como entrenador es que tengamos los pies sobre la tierra, no creer que hemos ganado algo. No conseguimos nada aún, sólo romper un récord, no pasa de ahí. Hemos ganados 11 partidos, aunque lo importante es hacer una buena liguilla y eso se logra a base de trabajo», señaló.

Ambriz quien dirigió antes al San Luis y América, aseguró haber recibido buenos comentarios de la afición y colegas sobre el funcionamiento de su equipo y no ocultó estar emocionado por el estilo ofensivo que le ha impregnado a sus jugadores.

«Me emociona ver jugar a mi equipo, sin embargo soy el primero en anteponer la realidad y saber que aún falta lo decisivo para ser campeón y eso es hacer bien las cosas en la liguilla. Al entrar entre los 8 mejores cambia el sistema, lo que se hizo en el torneo queda atrás, así que necesitamos prepararnos», dijo.

En la decimoquinta jornada del fútbol mexicano, el León enfrentará en su campo al Atlas y Ambriz prepara los detalles que piensa son necesarios para ganar su duodécimo juego en el Clausura.

«Hay en puerta un partido complicado para nosotros, me tiene intranquilo. El primer rival somos nosotros mismos porque en nuestras cabezas esta el seguir haciendo historia, pero necesitamos respetar al rival que no anda bien en el torneo. No podemos creer que por nuestros antecedentes vamos a ganar porque la motivación del Atlas ser quitarnos la racha», agregó.

El estratega mandó un mensaje a la afición que ha copado el estadio León en sus juegos como local para que no bajen el ímpetu al apoyar.

«Ojalá nos sigan empujando, es importante su aliento».