Tres niñas que acudieron a la Olimpiada Nacional en Cancún vivieron una experiencia espantosa al ser víctimas de intento de secuestro en uno de los «focos rojos» de la ciudad en el estado de Quintana Roo.

De nombres Ana Paula, Ana Valeria y Leticia, las tres menores de edad lograron llamar la atención de unos policías al descender corriendo de un taxi gritando que querían raptarlas.

Los uniformados frustraron el hecho y detuvieron a un hombre de 35 años de nombre Luis Antonio Cerino, así como al conductor del taxi, Rocael López.

Las competidoras del estado de Sonora se hospedaban en un hotel cerca de la alberca Olímpica, que está en uno de los principales sitios delictivos de Cancún conocido como «El Crucero», en donde se reportan todo tipo de delitos a diario.