El fin de semana el mundo taurino vivió una de las lesiones más fuertes. En el segundo toro de la tarde de la corrida en Las Ventas, España, el banderillero Óscar Reyes Mendoza fue estocado por «Lagartijo» quien lo revolcó en el suelo provocándole varios golpes, uno de ellos en el rostro.

Ya en el suelo, Reyes Mendoza permaneció boca arriba y sosteniendo con firmeza el cuerno del animal, evitando que perforara sus pómulos, o peor aún, alguno de sus ojos.

Rápidamente recibió auxilio por parte de otros toreros y trasladado a la Clínica de la Fraternidad.