El cierre parcial del gobierno en Estados Unidos -que es ya el más largo en la historia del país- repercutió en un evento deportivo este lunes cuando el presidente, Donald Trump, recibió al equipo de Clemson que se proclamó Campeón del futbol americano colegial hace una semana.

Como marca la tradición en aquel país, todos los conjuntos deportivos campeones en un ámbito relevante visitan la Casa Blanca para convivir con el madatario en turno, obsequiarle algún artículo relacionado al título y poder cenar en alguno de los lujosos salones.

Lo curioso con la visita de Clemson es que Trump los recibió con un buffet de comida rápida que consistió de hamburguesas de McDonals, Burger King y Wendy’s, así como pizza.

«Los campeones nacionales de Clemson vendrán esta noche y estoy muy emocionado, son un gran equipo. Creo que hoy serviremos McDonalds, Burger King, Wendy’s y algo de pizza y lo digo en serio, sospecho que es su comida favorita», declaró esta mañana el POTUS. Y así fue… la comida de todas estas cadenas rápidas se sirvió en elegantes bandejas de plata con candiles de oro.